header-ramon-cantero-coloproctologia

Rectocele y Enterocele

El rectocele ocurre cuando el recto comprime y protruye a través de la pared posterior de la vagina. En cambio, el enterocele ocurre cuando el intestino delgado presiona en contra y mueve la pared superior de la vagina. Características Ambos rectocele y enterocele se desarrollan si los músculos pelvianos bajos están dañados por los partos o cirugías pelvianas anteriores e incluso por la debilitación progresiva de los músculos producto de la edad. Estas dos patologías se pueden presentar al nacer (congénitas) pero es muy infrecuente. El rectocele y el enterocele pueden presentarse juntos, especialmente si la paciente ha sido histerectomizada (se le ha retirado el útero). Síntomas Los síntomas habituales son dolor durante las relaciones sexuales, dolor o presión en la vagina o recto, dificultad para evacuar, sensación de evacuación incompleta. Debido a que estos son defectos del tejido de soporte pelviano, son tratados de forma exitosa mediante cirugía, reparando el tejido en el área del prolapso, reforzando la pared vaginal y previniendo así que el prolapso sea recurrente. A continuación mostramos la cirugía que combate el rectocele: “Perineoplastia transperianal”. A continuación mostramos la cirugía que combate el enterocele: “Colporectosacropepsia con preservación uterina”.